Origen del KARMA


EL ORIGEN DEL KARMA
En el inicio de la creación, justo antes de encarnar, a todo individuo la Diosa de la Libertad le dio las siguientes palabras: “Ustedes están en libertad Amados Míos, para llevar la pura y primigenia Sustancia de Vida dentro del plano terrenal. Están en libertad Amados Míos, para utilizar la vida a voluntad, en el mundo de las experiencias físicas. Ustedes están en libertad Amados Míos, para llamar a cualquiera y a todos Nosotros, a su elección, para asistirles cuando los momentums de energía  de su propio mundo no  parezcan suficientes para hacerle frente a las condiciones  e irradiar la Luz necesaria para realizar su Plan Divino”
Durante el período llamado el “Jardín del Edén”  no había discordia; la vida en todas sus expresiones sólo se manifestaba de manera perfecta. El hombre trabajaba unicamente para perfeccionarse en el plano físico, para traer la perfección de los Ámbitos Celestiales a los niveles más bajos de vibración. Como no había inarmonía, no había karma, y si no había karma, no había necesidad de un Tribunal Kármico.
Fue solo después del evento denominado “la Caída del Hombre”  que las cosas cambiaron drásticamente, y el hombre acumuló karma a un ritmo rápido. ¿Qué dijeron los Grandes Seres acerca de la Ley que gobierna el karma? Citemos: “La gloriosa Energía Pura de Dios, cada electrón de la cual contiene la plenitud del Plan Divino, continúa fluyendo para uso del individuo bajo la dirección consciente de la Presencia “YO SOY”, y el individuo deberá rendir cuenta por cada electrón que se le haya prestado. La energía le pertenece al hombre para comandarla. La energía se convierte en poder a través del uso, ya sea de  esgrimir un martillo, o al usar el Todopoderoso Poder Divino para construir un momentum de Victoria, comandando la Luz Electrónica para manifestar un Decreto”.

Entradas populares de este blog

CIERRE DE CICLO - Planeta Tierra.-

ENVIA WSP